Tips para disfrutar de un buen vino

¡Envíos gratis a partir de $1500 de compra!

Tips para disfrutar de un buen vino

El mundo ha cambiado en estos últimos dos años y estamos pasando más tiempo en casa o al aire libre; distintos estudios demuestran que el vino puede reducir el estrés , por lo que siempre es bueno encontrar formas divertidas de disfrutar un buen vino en cualquier lugar.

Beber vino puede ayudar a relajarte, una copa de vino puede contribuir a disfrutar de la vida cuando parece caótica, lo que hace la diferencia es, obviamente, la calidad del vino y la creatividad con la que decidas disfrutarlo.

TIPOS DE VINOS

Vamos a darte un vistazo rápido y general por los distintos tipos de vino para que puedas ir conociendo las variedades más comunes.

Los sabores del vino pueden ser secos o dulces. El vino seco no tiene azúcares residuales, por lo que no deja dulzura en el paladar. Estos vinos suelen servirse como aperitivo o durante la comida. Los vinos dulces generalmente se sirven después de las comidas como vinos de postre o con queso.

Existen varios tipos de vino:

1. Vinos tintos como el Cabernet Sauvignon, que se elaboran con uvas de piel negra. La piel y el jugo hacen contacto durante el procesamiento, lo que da como resultado un color rojo intenso.

2. Vinos blancos como el Chardonnay, suelen ser incoloros o ligeramente amarillentos ya que la piel de la uva no entra en contacto con el jugo.

3. Vinos espumosos, como el Brut o Champagne, a menudo se elaboran mediante un proceso de fermentación de dos pasos y requiere mucha más mano de obra que otras técnicas de vinificación.

4. Vinos rosados, se elaboran mezclando uvas blancas y tintas, o solo uvas tintas.

LA TEMPERATURA CORRECTA, ¡NUNCA TIBIOS!

Nada está rigurosamente definido cuando se trata de la temperatura del vino, pero nunca lo sirvas tibio sin importar su variedad.

La temperatura del vino no debe ignorarse, ya que afecta su sabor. Los sabores del vino blanco pueden atenuarse cuando se sirve demasiado frío, mientras que los vinos tintos que se sirven calientes pueden tener un sabor demasiado ácido. Servir el vino a la temperatura correcta resalta su sabor, textura y carácter.

1. Los vinos blancos, espumosos y rosados son buenos para servir entre 7 y 10°C, dependiendo del varietal.

2. Los vinos blancos más pesados como el Chardonnay o los tintos más claros como el Pinot Noir deben servirse entre 13 y 15°C.

3. En términos generales, el vino tinto se sirve mejor entre 15 y 18°C

Hydro Flask cuenta con una colección de termos para vino que son la forma perfecta para transportar y disfrutar de esta bebida en cualquier lugar ya sea cuando estás en un plan al aire libre, en la playa o en el balcón de tu casa durante el home office.

Tanto los Wine Tumblers como nuestras Wine Bottles cuentan con la tecnología TempShield de doble pared aislada al vacío que mantiene la temperatura de tu vino justo como se requiere para que puedas disfrutarlo perfectamente y experimentar todos sus sabores y características sin preocuparte porque se ponga tibio al mantenerlo al exterior.

CONSEJOS PARA DISFRUTAR TU VINO

Ahora que ya tenemos una idea básica de los diferentes tipos de vino y la temperatura a la cual es recomendable beberlos, vamos a sugerirte cómo empezar a acompañarlo e ir descubriendo cuál es la mejor manera de disfrutarlo para ti.

  1. Evita los sabores extremos al iniciar a sumergirte en el mundo del vino.
  2. Elige vinos que combinen bien con las comidas que te gustan.
  3. Añade fruta a tu vino.
  4. Enfría tu vino y procura que su temperatura se mantenga.
  5. El hielo o agua mineral son tu salvación.
  6. Acompáñalo con queso

Evita los sabores extremos al iniciar a sumergirte en el mundo del vino

Comienza con los ligeros y dulces como los espumosos, los blancos ligeros o los rosados. Si empiezas con los extra secos o ácidos puedes encontrarlos muy amargos para ti; lo mismo sucede con los muy dulces, pueden llegar a ser desagradables si los consumes mucho. Identifica qué sabores son los que te gustan más y ve migrando hacia ese tipo de vinos.

Elige vinos que combinen bien con las comidas que te gustan

Elige vinos que combinen bien con las comidas que te gustan. Como con la temperatura, no hay reglas inquebrantables al respecto, pero una buena regla básica para esto es que los vinos blancos combinan bien con pollo, cerdo y pescado, mientras que los vinos tintos combinan mejor con carne de res y cordero.

Añade fruta a tu vino

Añade fruta a tu vino, esto no solo lo endulza, sino que también impulsa el sabor. Intenta elegir frutas que ya estén presentes en tu vino como fresas, frambuesas, naranjas y limones.

Por ejemplo, la sangría es una bebida a base de vino que se elabora con una variedad de frutas como manzanas, duraznos y otras frutas cítricas y puedes hacerla con vino blanco, tinto o rosado.

Enfría tu vino y procura que su temperatura se mantenga

Como mencionamos arriba, tanto el Wine Tumbler como la Wine Bottle poseen la característica de mantener por horas la temperatura correcta de tu vino, así podrás disfrutar el sabor y acentos de tu bebida sin importar el tiempo que te lleve el beberlo o el lugar donde decidas tomarlo.

El hielo o agua mineral son tu salvación

Si tu vino te parece muy fuerte, puedes añadir un cubo de hielo o incluso un poco de agua mineral. Ello puede reducir en gran medida la nitidez y el regusto de un vino fuerte.

Acompáñalo con queso

El queso lo mejora todo, y el vino no es una excepción. La salinidad y el sabor acre del queso pueden reducir el sabor fuerte del vino o también resaltarlo. Si bien se dice que ciertas variedades de vino van mejor con ciertos quesos, realmente no hay una mala combinación cuando se trata de vino y queso.

Existen muchas formas de beber vino y reglas básicas que enólogos no permiten romper, pero lo cierto es que el mejor vino siempre será el que a ti te guste más y casi siempre vendrá acompañado de una persona especial o de un ambiente increíble que siempre te hará recordar lo mucho que disfrutaste ese momento.

Cargando
Cargando