5 cambios que puedes hacer en tu vida diaria para cuidar el planeta

¡Envíos gratis a partir de $1500 de compra!

5 cambios que puedes hacer en tu vida diaria para cuidar el planeta

Para algunos, el tema de la crisis climática (o mal nombrado cambio climático) es sólo un tema de moda, lo cierto es que se nos ha venido advirtiendo de esto desde el siglo pasado y pocos hacen algo por cuidar el planeta.

De alguna manera si es un tema que cada día es más constante en los medios, en la opinión pública y en la vida diaria pero no porque esté de moda sino porque las consecuencias de ignorar todo lo que ello conlleva, ya nos están afectando.

La comunidad científica y diversos activistas han tratado de llamar la atención del mundo de muchísimas maneras, sin embargo, estamos en un punto crítico como humanidad en el que ya tenemos que afrontar algunas consecuencias e implementar medidas extremas para evitar otras.

Un ejemplo para contextualizar lo grave de la situación a la que nos enfrentamos es el caso del Día de la Sobrecapacidad de la Tierra que se refiere al día en el que como humanidad, hemos consumido los recursos naturales para nuestra supervivencia equivalentes a un año.

Esto se refiere al sobreconsumo de recursos naturales de nuestros ecosistemas, sin tiempo suficiente para que se regeneren. Las razones de esto se pueden resumir en algo muy concreto: la irresponsabilidad de los seres humanos.

Parece difícil creer que somos nosotros mismos quienes estamos destruyendo al planeta como si tuviéramos otro a donde ir. Las altas emisiones de CO2, la deforestación, el desperdicio de alimentos y agua, son sólo algunas acciones que nos han traído hasta este peligroso punto.

Nosotros mismos y nuestras generaciones anteriores, somos los causantes pero también tenemos la oportunidad de enmendar los errores del pasado y construir un futuro más seguro y habitable para nuestras hijas e hijos.

5 cosas con las que puedes contribuir para cuidar el planeta, para un futuro mejor

1. Evitar desperdiciar alimentos

En momentos de emergencia mundial, justo como el que estamos viviendo ahora, los seres humanos tienden a dejarse llevar por un impulso de acumular recursos, tanto como puedan para incrementar sus probabilidades de sobrevivencia y de no sufrir. Aunque este comportamiento sea de alguna manera natural, es egoísta y sus consecuencias son colectivas.

Desde la perspectiva económica, al incrementarse la demanda de alimentos (aunque esto sea por el acaparamiento de algunos cuantos) la producción y extracción de recursos incrementa y por ende, se disminuyen los tiempos en los que la tierra se recupera y puede reiniciar su ciclo agrícola.

Una forma en la que tú puedes evitar el desperdicio de alimentos es que, al hacer tus compras habituales, lo hagas teniendo en mente un plan sobre cómo aprovecharás todos tus productos, es decir, previo a ir a la tienda puedes hacer una lista con las comidas que harás durante la semana y así, comprar sólo lo necesario.

2. Reducir el uso de automóviles

Esto es algo que se ha dicho hasta el cansancio. Una disminución de automóviles en circulación no sólo se traduce en menores emisiones de gas sino también en el tráfico, la cantidad de coches saturando las vías y por ende menores tiempos de traslado.

Los beneficios de esta opción no sólo son para cuidar el planeta, también son sociales ya que a nadie le cae mal hacer menores tiempos de trayecto.

3. Reciclaje

El problema con la producción de basura per cápita al día, es brutal. Aproximadamente, cada mexicana y mexicano produce al día casi 1 kg de residuos, lo que se convierte en un problema de dimensiones monumentales si consideramos que actualmente somos más de 126 millones, haz las cuentas.

¿La opción? Reducir tanto como sea posible nuestra producción de residuos a través del reciclaje, de no usar productos desechables y de hacer compostas con los desechos orgánicos.

Una alternativa para evitar el uso de productos desechables es que vayas por la vida con tu propio vaso o recipiente para líquidos, por ejemplo, tu Hydro Flask favorito.

Refill for Good, es una iniciativa que busca incentivar esta alternativa para no producir tanta basura y evitar el uso de productos súper contaminantes como el unicel.

4. Estilo de vida sostenible

Una buena forma de comenzar la migración hacia una vida más sostenible es revisar tu huella ecológica. En internet podrás encontrar diversas páginas que te ayudarán a determinar qué tan grande es tu huella y saber qué acciones puedes implementar en tu vida diaria para contribuir en salvar el planeta.

Por ejemplo, cómo ahorrar tu consumo de energía, disminuir tu consumo de agua, entre otras.

5. Consumo consciente

Este concepto no se reduce a las compras planeadas de las que hablábamos al principio, este concepto se extiende a muchísimas actividades de nuestra vida diaria.

Si bien el cambio tajante puede ser beneficioso para el planeta, puede ser complicado que lo termines de incorporar en tu día a día, por lo que te recomendamos que lo hagas de manera gradual para que se pueda convertir en un hábito y posteriormente, en tu estilo de vida para cuidar el planeta.

Cargando
Cargando